Pagando por Ello – Chester Brown

Photobucket

QUÉ: El subtítulo lo deja claro: ‘Memorias en cómic de un putero’, la autobiografía de Chet Brown como usuario de sexo de pago .

CÓMO: Se ha convertido en uno de los títulos de la temporada, cuenta con una introducción de Robert Crumb y trata un tema complejo (incluso tabú) en un formato muy poco habitual: el tebeo.

CUÁNTO: 26 lereles, sale el fornicio en blanco y negro a medio euro.

DÓNDE: No hay mejor sitio para leerlo que en el banco del parque, con la firme intención de que el espía sentado al lado se escandalice. Un poquito.

POR QUÉ: No tenía la intención de hacerme con un ejemplar de ‘Pagando por Ello’. El subgénero ‘slice of life’ -autobiografías generalmente de autores independientes- me provoca un cierto rechazo por el abuso al que se ha visto sometido una y otra vez; pero las críticas, casi siempre positivas, casi siempre elogiosas, cambiaron mi opinión al respecto. Y cuando mi buen amigo Joel Mercè, un tipo libre de prejuicios en esto de los tebeos, lo incluyó en su ranking de 2011 ya no tuve escapatoria.

La experiencia ha sido positiva, y me he encontrado con lo que esperaba encontrar: un retrato libre de artificios en el periodio vital de Chester Brown desde el momento en el que contempla la decisión de mantener sexo con prostitutas en Toronto por primera vez hasta que se decide a plasmarlo en un cómic. No comparto muchas de sus reflexiones, pero sí que da la sensación de ser un relato sólido y honesto. Al mismo tiempo, Chet se revela como un tipo gélido, analítico y con una capacidad de abstracción que provoca escalofríos. Uno de sus amigos en la vida real, el también artista Seth, confiesa que a menudo lo trata de ‘robot’, por más que lo considere ‘amable, dulce y profundamente considerado’.

Photobucket

Monólogo interior en bici sobre qué es el amor 

El tebeo en sí es una reflexión en voz alta, una exposición a favor de la descriminalización de la prostitución -que no la ‘legalización’, que Brown considera que atenta contra las libertades individuales- durante el viaje con varias y muy diversas prostitutas. Por el camino también concluirá que el amor romántico es un concepto anticuado y esencialmente falso, algo que provocará interesantes debates también dibujados con Joe Matt y Seth.

Una monótona parrilla de 2×4 viñetas que se mantiene casi imperturbable durante toda la obra, el uso del plano medio o el plano general en todo momento y la inexpresividad desesperante de los personajes distancia al lector de lo que ocurre. No hay morbo en las situaciones, no hay emoción en el dibujo; es como leer un tratado de medicina. Sin embargo sí que hay empatía y debo decir que en mi caso, aunque no debería ser así, incluso una cierta compasión.

Creo que el gran mérito de ‘Pagando por Ello’ reside en tratar un tema rodeado de alambre de espino con naturalidad y espíritu crítico. De un modo serio. No es menos cierto que la progresiva destrucción de lugares comunes a medida que avanzan las páginas conlleva un proceso reflexivo nada habitual en esto de las viñetas. Aun así, confieso sentirme repelido ante tanta asepsia y creo ver pequeñas trampas en algunas de las argumentaciones.

¿Uno de los tebeos del 2011? Sin duda, pero creo que no por los motivos por los que debería serlo. Sin embargo, el hecho de estar planteándolo ya es una pequeña victoria. Gracias, Chet.

Photobucket

3,5/5 ROSTROS IMPERTURBABLES

Anuncios

Pues resulta que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s