El Bosque de los Suicidas – El Torres y Gabriel Hernández

Photobucket

QUÉ: Una historia de fantasmas ubicada en Japón, alrededor del famoso ‘Bosque de los Suicidas’.

CÓMO: Tras el éxito de crítica y público de su anterior obra parecía claro que guionista y dibujante iban a volver a colaborar en na obra de terror.

CUÁNTO: 16 lorelailos por algo más de 100 páginas a color. Sale la soga a 16 pesetas.

DÓNDE: Se lee mejor en arboledas solitarias, restaurantes de sushi y apartamentos minúsculos.

POR QUÉ: El Torres es un viejo conocido de los aficionados de los tebeos, no en vano es uno de los fundadores de Adlo! y uno de los responsables de la efímera ‘Trece’, revista de tebeos de terror que tuvo peor suerte de la que merecía. Gabriel Hernández es, por su parte, un artista que ha trabajado recientemente para Marvel, pero que ha alcanzado las mejores cotas de su dibujo con la independiente IDW.

Fue en IDW en la que ambos publicaron ‘El Velo’, una soberbia historia de terror de claros tintes stephenkingianos que logró el aplauso de la crítica y el público. Es un tebeo que vale mucho la pena, en el que el reencuentro con el pasado da casi más miedo que los monstruos.

En ‘El Bosque de los Suicidas’ repiten con el género, que no con la fórmula. Aquí el drama transcurre en Japón, y del mismo modo que la niebla de Maine cubría las páginas de ‘El Velo’, en este caso el follaje y la tradición fantasmagórica japonesa reclaman su espacio en la narración. Los fuegos fatuos, los camuflajes en el techo, las zarpas afiladas… todos ellos elementos que al lector atento le provocan escalofríos fácilmente relacionables con el terror oriental.

PhotobucketLos tempos se marcan de manera lenta y precisa, como en las películas japonesas.

La historia, sin aquejar ningún tipo de complicación superflua, marca momentos de miedo auténtico. Y ésa es una de las emociones más difíciles de trasladar en un tebeo. Mirando por encima algunos ex de la montaña, tan sólo me viene a la mente la serie original de ’30 días de noche’, la muy en boga ‘Los Muertos Vivientes’ y los clásicos imperecederos de la EC y Berni Wrightson.

Algo complicado que el trabajo fantástico de Gabriel Hernández crea con una naturalidad pasmosa. Es emocionante ver a un autor recuperar el buen gusto de aquel Bill Sienkiewicz que manipulaba la hoja a su antojo; no en vano fue la portada de ‘Elektra: Asesina’ la que homenajeó en la subasta benéfica Reinventando 2.0.

Es muy sencillo hablar de las cosas que realmente te gustan, pero en este caso lo mejor es acabar cuanto antes para no descubrir ninguno de los giros argumentales que estrangulan a los protagonistas. Baste decir que es, en mi opinión, uno de los tebeos esenciales de 2011. Fantástico.

Photobucket

5/5 GORDITOS CON GAFAS

Anuncios

Pues resulta que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s