Infame – Nestor F.

Photobucket

QUÉ: Un fin de semana en la vida de Bruno Kolin, el crítico de cómics más despiadado a este lado del río Pecos, y su perro Truchi. Néstor F. se ha atrevido, por fin, a contar la verdad sobre alguien que vive de rajar, destripar y merendarse a autorcillos.

CÓMO: Es el segundo número de la colección Jaimito, una serie de tebeos en grapa editados por ¡Caramba!. Albert Monteys ha publicado también su último cómic en esta colección; David Sánchez y Carlos Vermut lo harán muy pronto.

CUÁNTO: 6 euros por 24 páginas. Sale la caca de Truchi a 0,99 céntimos.

DÓNDE: En el sofá, en ropa interior. Para sentir lo que siente Kolin al analizar la obra que va a destripar.

POR QUÉ: Bruno Kolin no perdona a nada ni a nadie. Su nota preferida es el cero patatero. Cuando critica un tebeo, no tiene reparo alguno en descalificar a las obras, a sus autores o a familiares cercanos. Es implacable y se ha ganado muchos enemigos por ello. Es especialista en encontrar adjetivos y definiciones denigrantes para todo aquello que lee pero, ¿cómo es su vida? ¿Cómo es ser Bruno Kolin durante un fin de semana?

Esta es la premisa de ‘Infame’. Una historia delirante en la que lo mejor, de lejos, es el personaje que se ha sacado de la manga Néstor F. Al autor le conocimos en ‘Moowiloo Woomiloo’, un webcómic en el que retrataba con bastante mala leche el mundillo de la historieta. Néstor y Molg H., el otro autor de la impronunciable historieta, dibujaban la misma escena desde dos puntos de vista. El experimento les quedó curioso y Entrecomics lo editó en papel en abril.

Néstor insiste con el famoso ‘mundillo’ y escoge a un personaje especialmente odioso: el del crítico. Bruno Kolin le ha salido particularmente repelente pero, ¿qué crítico no lo es? ¿No somos todos los que hacemos crítica, sea sobre el tema que sea, odiosos en algunas ocasiones para los autores? No hasta el extremo de que nos manden paquetes bomba (espero), pero a veces el crítico tiene la tendencia a ensañarse con aquello que no le gusta y ensalzar de forma exagerada lo que le gusta. Es una forma de reseñar que no comparto, pero seguro que a todos nos viene una crítica de este estilo a la cabeza. Y Bruno no es más que la caricatura de ese tipo de críticos.

Photobucket La emocionante vida del crítico profesional de tebeos

Algo que seguro que os ha llamado la atención del tebeo es el precio y el formato. ¿No habéis oído repetir hasta la saciedad que los cómics en grapa no se pueden hacer porque no son rentables? Pues no es verdad. Se pueden hacer, pero no al precio al que comprábamos los Spiderman de cuando éramos chavales ni al precio al que saca los tebeos ahora Panini. Para que la editorial no pierda dinero, para que al autor le quede algo por lo que le merezca la pena pasar horas delante de la mesa de dibujo, tienen que salir las cuentas. Y choca pagar 1.000 pelas de las de antes por un tebeo tan corto, claro que sí, pero es el precio que tiene: puedes elegir pagarlo, puedes elegir no hacerlo. Y no creo que en ¡Caramba! se vayan a hacer ricos con ‘Infame’ ni con los demás cómics de la colección.

Quizá la historia de Bruno Kolin daba para más de 24 páginas. La extensión es más que suficiente para lo que se nos cuenta, para este relato en concreto. Es un chiste largo. Pero el personaje es sensacional (os recomiendo que lo sigáis en su cuenta de Twitter) y da para algo más extenso. Por lo menos, para una colección de historias cortas. Estoy seguro de que no será la última vez que leamos las ‘aventuras’ de Bruno.

Photobucket

3/5 NIÑOS GORDITOS TIRADOS EN LA ACERA

Anuncios

Pues resulta que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s