Estará loco, pero es nuestro loco

Se cumple un año -equivale a cinco años de Internet- desde que Marvel tuvo la idea de abrir un ratito la puerta del gallinero al zorro y sentarse a ver qué pasaba. Manara presentaba una portada de Spider-Woman en la que Jessica Drew se contorsionaba en una azotea ataviada únicamente con un bodypainting revelador y unas espinas sobaqueras en la peor tradición del traje de gala de Namor.

Spìder-Woman de Manara

Ésta es la que se recuerda pero hay algunas más… euh… sugerentes.

Entre las muchas reacciones que suscitó la portada, finalmente retirada tras la rutinaria polémica en Internet, estaba la de aquellos que se preguntaban si no era precisamente eso lo que buscaba la editorial al encargar un trabajo como ése a un autor como Manara. Ya habían tanteado el terreno con ‘X-Men: especies en peligro’ y parece claro que lo que querían era monopolizar un rato la atención de su público potencial.

DC ha tardado más de una docena de meses en devolverle la jugada a su directo competidor. Desde hace un par de días es el Superman anatómicamente completo de Frank Miller para su ‘Dark Knight III presents: The Atom’ el que centra toda discusión sobre cómic americano.

DKIIIMini900_560f23c5ded7d5.10162826

Una vez que lo veas no podrás dejar de mirar ahí.

Y de nuevo se repite el patrón, logrando incluso convertirse en trending topic, esa copa del meao de la fama efímera de estos tiempos. Algunas de las críticas han sido realmente crueles, haciendo responsable a su evidente mal estado de salud, o a una hipotética enfermedad mental.

A Miller no han tardado en salirle defensores.

Aunque, sin duda, mi argumentación favorita es la de David Rubín:

El Tweet es vehemente, sí, pero el enlace en realidad lleva a una completa reflexión que se guía por un exhaustivo repaso a la carrera de Miller. Y es en ese momento cuando hay que girar el cuello y echar un vistazo a la estantería: ‘Daredevil’ (solo, con Mazzuchelli, con Sienkiewicz, con Romita Jr.), ‘Ronin’, ‘Batman: The Dark Kinght’, ‘Sin City’,’300’… Toda una evolución del género negro al punk que sólo cobra sentido cuando se mira con la perspectiva de los años, como ha hecho Canino con este repaso a sus portadas. Lo siento por los fan-boys inamovibles, pero hace tiempo que sus obras se parecen más a ‘Pudridero‘ que a ‘Los Campeones’.

Tal vez el problema -que no lo es tal- es esperar que Miller sea dócil y repita sus esquemas de éxito, para ofrecer una vez más el rancho estándar que unas editoriales hastiadas lanzan al ganado una vez al mes. Estamos seguros de que no será así. Puede que Miller esté viejo, o que no pase por su mejor momento, pero parece más probable que se lo esté pasando en grande con todo este absurdo al saber que, una vez más, no vas a poder evitar echarle un ojo a su nuevo material.

Te guste o no.

Anuncios

Huevos toreros

Guardianes ha habido muchos.

Aunque el blog sigue más muerto que vivo -más bromas sobre Peret, no, por favor- me estreno colaborando en Mis Huevos Toreros. ¿Ese guaperas de Chris Pratt dice ser de Los Guardianes de la Galaxia? ¡Miente!

3 + 3 ruegos al 2014

Como decían Faemino y Cansado, para qué crear si se puede copiar. Así que, tras ver el post de ADLO! del martes, se nos ha pasado por la cabeza que también nos apetece reclamar tres tebeos que nos gustaría ver editados por estos lares. Y son:

Laon:

Plastic Man

Plastic Man de Kyle Baker. Ocho añazos llevamos esperando esta maravilla del slapstick. Como reza en portada, ganador de un Eisner y de lo mejorcito de DC en este siglo. En Planeta era habitual verlo ‘en estudio’ para el año siguiente (hoy no se fía; mañana sí) y en ECC la respuesta es que detrás de vosotros hay un mono con tres cabezas.

krazykat

Krazy & Ignatz: 1943-1944. Un extraño episodio de locura llevó al editor español a sacar al mercado nueve de los diez tomos de esta obra clásica… y dejar colgados a los compradores con el último volumen. Como broma ya está bien, pero igual va siendo hora de dejar las risas y sacarlo, ¿no?

mytek

Mytek. En los 60 se publicó en el Reino Unido una serie que tenía por protagonista a un gorila mecánico gigante. GORILA. MECÁNICO. GIGANTE. Aquí fueron Vértice primero y Surco después los que presentaron al bicho, en unas ediciones que calificaríamos de reguleras. Parecía que con Zarpa de Acero, El Imperio de Trigan y El Ojo Mágico de Kelly, -compañeros de editorial-, se abrían las puertas de Mytek… pero nada ha sucedido.

Joel:

paul au parc

Paul au parc, de Michel Rabagliati. Descubrí a este autor el año pasado, gracias a las recomendaciones del amigo Iñaki de Entrecomics. Su manera sencilla y divertida de tratar un género peligroso como el de los ‘slice of life’ (siempre hay el riesgo de acabar machacando al personal con tus neuras o con tu poco interesante vida) me cautivó desde el primer momento. Astiberri y Fulgencio Pimentel nos han ofrecido ya casi toda su obra en castellano: el último, el magnífico ‘Paul en Quebec’, apareció el año pasado. A ver si en 2014 podemos hacer pleno.

Ventiladores Clyde

Ventiladores Clyde. Ha pasado una década entera desde que Sins Entido editara el primer volumen de esta obra y si no ha aparecido un segundo es por la periodicidad irregular de ‘Palooka Ville’, el cómic donde el canadiense Seth la va publicando por capítulos. Por lo tanto, el deseo para este año es doble: que Seth complete de una vez la cuarta parte del serial en versión original y que pueda aparecer un nuevo recopilatorio en castellano.

Micronauts-1

Micronautas. Que se recupere la serie original de los Micronautas que publicó Marvel, escrita por Bill Mantlo y dibujada por Michael Golden, es más un sueño imposible que un deseo real. Y es que para entender la situación legal de cada uno de los personajes hay que tener un master en derecho. Algunos de los protagonistas de la serie original siguen perteneciendo a Marvel, que ha rebautizado el equipo como Enigma Force, y los derechos del resto están en paradero desconocido después de que Image primero y Devil Due después publicaran sendas series la década pasada. Parece casi imposible, pero si se ha conseguido que vuelva Miracleman…

‘Blacksad: Amarillo’ – Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido

blacksad

QUÉ: Un viaje a través de la Ruta 66 protagonizado por el animal antropomórfico más de moda, con perdón de Jake, el perro.

CÓMO: Quinto álbum del gato detective John Blacksad. Ha recibido tantos premios a lado y lado del Atlántico que tendríamos que dedicar toda la entrada a hablar de ellos.

CUÁNTO: Unos 15 ouros y unas 52 páginas, sale  la acuarela a cero euros con veinticinco céntimos.

DÓNDE: Casi dos meses he esperado para leerlo, hasta que las condiciones de confort fueran las adecuadas. Cada álbum de ‘Blacksad’ es una maravilla que hay que saborear, releer y atesorar.

POR QUÉ: No se puede dibujar mejor que Juanjo Guarnido. Esto en un hecho, y va más allá de gustos. Es posible que haya quien narre de un modo más efectivo, que existan coloristas más precisos y, con toda seguridad, artistas más arriesgados. Pero Juanjo Guarnido cuenta a su favor con un dominio absoluto de la narración clásica y un desarrollo de personajes inmejorable, con una expresividad -gestual, corporal, facial- que pocos dibujantes logran plasmar con una naturalidad similar.

blacksad

Are you in trouble? Better call Saul!

Si bien es cierto que ya ha desaparecido el impacto de la primera aventura ‘Blacksad: un lugar entre las sombras’ -que cuenta con una portada que desmerece totalmente el interior- y que se aprecian las prisas en el tratamiento del color, el arte de Guarnido se mantiene como la gran baza de esta serie y, en mi opinión, lo encumbra como el mejor artista de BD del momento.

Desde el principio de la saga se le achacó a Juan Díaz Canales que el guión no estaba a la altura. Si bien es cierto que la canónica historia negra del comienzo se vio eclipsada por Guarnido, la complejidad de las tramas ha ido en aumento. Hay que destacar el gran acierto que supone enmarcarlas dentro de un muy reconocible contexto histórico estadounidense -el Ku Kux Klan y la lucha por los derechos civiles en ‘Arctic-Nation’, el auge del jazz en ‘El infierno, el silencio’ o la caza de brujas en mi favorito, ‘Alma Roja’- que a la práctica se traduce en un personaje más que condiciona la historia… y hasta etalona las viñetas.

‘Blacksad’ es ya una obra de referencia, así que más que recomendarla, sugeriría que compréis dos ejemplares, porque también es un regalo estupendo.

nota_blacksad

5/5 SIMPÁTICOS CONEJITOS DE ALICIA

La montaña ha muerto… bueno, más bien está ordenada en cajas

Los aficionados a estas cosas de papel y viñetas sabrán lo duras que son las mudanzas. No hace mucho cambié un quinto piso sin ascensor por un fantástico hogar panorámico. La montaña se transformó por el camino y quedó repartida por varios espacios de la casa. El principal es éste, la biblioteca que tanto ansiaba.

La biblioteca

Todo coleccionista acaba haciendo una foto a sus tebeos, ahora no me vengáis con ésas.

Sí, las cajas en el suelo son las nuevas montañas… o algo así. Bendito sea ese sexto sentido de los coleccionistas que no te deja recordar qué cenaste ayer, pero sabes EXACTAMENTE qué has leído y qué no.

En fin, Joel ha mantenido viva la llama de este blog, que nació en una época con mucho tiempo libre como vaciado de buche de lo que iba devorando, un montón de tebeos que no sabía si acabaría por leer o no (¿‘Project Superpowers?’ ¿En serio compré yo eso?), y está bien tener por aquí a alguien que sabe de lo que habla, así que seguimos los dos adelante.

Voy a ver qué hay en esa caja. ¿‘Voodoo Child’? ¿Esto me tengo que leer?