Estará loco, pero es nuestro loco

Se cumple un año -equivale a cinco años de Internet- desde que Marvel tuvo la idea de abrir un ratito la puerta del gallinero al zorro y sentarse a ver qué pasaba. Manara presentaba una portada de Spider-Woman en la que Jessica Drew se contorsionaba en una azotea ataviada únicamente con un bodypainting revelador y unas espinas sobaqueras en la peor tradición del traje de gala de Namor.

Spìder-Woman de Manara

Ésta es la que se recuerda pero hay algunas más… euh… sugerentes.

Entre las muchas reacciones que suscitó la portada, finalmente retirada tras la rutinaria polémica en Internet, estaba la de aquellos que se preguntaban si no era precisamente eso lo que buscaba la editorial al encargar un trabajo como ése a un autor como Manara. Ya habían tanteado el terreno con ‘X-Men: especies en peligro’ y parece claro que lo que querían era monopolizar un rato la atención de su público potencial.

DC ha tardado más de una docena de meses en devolverle la jugada a su directo competidor. Desde hace un par de días es el Superman anatómicamente completo de Frank Miller para su ‘Dark Knight III presents: The Atom’ el que centra toda discusión sobre cómic americano.

DKIIIMini900_560f23c5ded7d5.10162826

Una vez que lo veas no podrás dejar de mirar ahí.

Y de nuevo se repite el patrón, logrando incluso convertirse en trending topic, esa copa del meao de la fama efímera de estos tiempos. Algunas de las críticas han sido realmente crueles, haciendo responsable a su evidente mal estado de salud, o a una hipotética enfermedad mental.

A Miller no han tardado en salirle defensores.

Aunque, sin duda, mi argumentación favorita es la de David Rubín:

El Tweet es vehemente, sí, pero el enlace en realidad lleva a una completa reflexión que se guía por un exhaustivo repaso a la carrera de Miller. Y es en ese momento cuando hay que girar el cuello y echar un vistazo a la estantería: ‘Daredevil’ (solo, con Mazzuchelli, con Sienkiewicz, con Romita Jr.), ‘Ronin’, ‘Batman: The Dark Kinght’, ‘Sin City’,’300’… Toda una evolución del género negro al punk que sólo cobra sentido cuando se mira con la perspectiva de los años, como ha hecho Canino con este repaso a sus portadas. Lo siento por los fan-boys inamovibles, pero hace tiempo que sus obras se parecen más a ‘Pudridero‘ que a ‘Los Campeones’.

Tal vez el problema -que no lo es tal- es esperar que Miller sea dócil y repita sus esquemas de éxito, para ofrecer una vez más el rancho estándar que unas editoriales hastiadas lanzan al ganado una vez al mes. Estamos seguros de que no será así. Puede que Miller esté viejo, o que no pase por su mejor momento, pero parece más probable que se lo esté pasando en grande con todo este absurdo al saber que, una vez más, no vas a poder evitar echarle un ojo a su nuevo material.

Te guste o no.

Anuncios

Earth 2, en la revista DOLMEN

Dolmen 212

Cuando los Nuevos 52 de DC no llevaban ni un año en marcha, la editorial afiló la guadaña y reemplazó varias de sus series menos vendidas por otras de nuevo cuño. En DC se les ha metido en la cabeza que tienen que seguir fieles a la gracieta de tener siempre 52 colecciones en el mercado, cosa que les obliga a lanzar nuevas series cada vez que quieren cancelar las que no les funcionan.

Los lanzamientos de esta segunda oleada de los Nuevos 52, por lo menos, eran bastante mejores que los tebeos que sustituían. Y brilla con luz propia ‘Earth 2’, una reinterpretación de los héroes de DC de la Golden Age escrita por James Robinson y dibujada por Nicola Scott. En un universo DC como el actual, en el que los superhéroes no llevan más que un lustro escaso en activo, la concepción original de la Sociedad de la Justicia no tiene sentido. No hubo una generación anterior a los héroes actuales, por lo que los personajes clásicos tienen ahora otro enfoque: son versiones alternativas que viven en un mundo paralelo, llamado Tierra 2. ECC acaba de sacar el primer tomo de la colección en castellano.

En la revista Dolmen de este mes podréis leer un artículo en el que repaso el primer año de una de las mejores colecciones de la DC actual. Son 2,99 euros de nada, mucho menos de lo que cuesta un paquete de tabaco. Y más sano.